Lana de roca


Lanas minerales > Lana de roca

La lana de roca, por su morfología y densidad mantiene sus propiedades porque no absorbe la humedad ni se desploma con el paso del tiempo.

Gracias a ello la lana de roca alcanza el conjunto de cualidades excepcionales para la protección del frío, del calor, del ruido y del fuego.
La lana de roca está producida a partir de roca volcánica. La roca se funde a temperaturas superiores a 1200º. Después, la roca líquida pasa por un proceso de fibrado y, tras la impregnación con productos ligantes, se forma la masa de lana de roca.


Las características mas significativas de la lana de roca son:

El punto de fusión de la roca basáltica:

Tan elevado, que resulta un elemento clave e irrefutable para marcar la diferencia con el resto de materiales. De esta manera, además, resulta la opción indicada para la protección pasiva contra el fuego, ya que tiene una alta resistencia y asegura la estabilidad mecánica.


La densidad de la lana de roca:

Permite que se adapte con facilidad a las necesidades térmicas y acústicas de los elementos constructivos, mejorando magníficamente su acondicionamiento.


La lana de roca se mantiene inalterable al cambio de temperaturas, sin contraerse ni dilatarse, por lo que evita choques térmicos. Su durabilidad y estabilidad dimensional es excelente.


La lana de roca también es hidrófuga:

Su comportamiento al agua y a la humedad es extraordinario, evitando la absorción de agua o vapor.